¿Afectan los edulcorantes artificiales a tus bacterias intestinales?

En 2014, un estudio de Suez et al . causó alboroto masivo sobre la seguridad de los edulcorantes artificiales, específicamente sus efectos sobre la salud intestinal. Los investigadores concluyeron que el consumo de edulcorantes artificiales altera nuestro microbioma intestinal y causa enfermedades metabólicas, particularmente intolerancia a la glucosa.

Composición de bacterias que constituyen la flora intestinal

Nuestro tracto digestivo (intestino), especialmente nuestro intestino grueso (colon), está poblado por una asombrosa cantidad de microorganismos, que incluyen más de mil especies bacterianas. Juntas, nuestra microbioma intestinal tiene tantas células como nuestro propio cuerpo y más de 100 veces más genes. ¿Los edulcorantes bajos en calorías están matando a los pequeños amigos en nuestro colon? Fuente.

El único estudio para alarmarlos a todos

El estudio de Suez et al. fue publicado en Nature, posiblemente una de las revistas más prestigiosas del mundo. Son reconocidos por solo aceptar publicaciones de alta calidad. Sin embargo, este estudio tuvo limitaciones importantes y suscitó una gran controversia.

Primero, la mayor parte de este estudio se realizó en ratones. Los roedores tienen un metabolismo muy diferente al de los humanos y extrapolar dosis es particularmente difícil. Sólo hubo 2 análisis en humanos.

El primer estudio en realizar un análisis en humanos fue solo de carácter observacional y a partir de él  se correlacionaron el uso de edulcorantes con múltiples marcadores de diabetes. Además, las personas que usaron más edulcorantes también tuvieron tasas más altas de intolerancia a la glucosa. Sin embargo, también eran más gordos. Cabe destacar que las personas más gordas siempre tienen más síntomas del síndrome metabólico, independientemente del uso de edulcorantes, por lo que esto no es ninguna sorpresa.

Un estudio posterior publicado en Nature mostró que las personas más gordas a menudo usan más edulcorantes artificiales en su intento por perder peso. Por lo tanto, las correlaciones entre el uso de edulcorantes, el peso corporal y las enfermedades metabólicas son completamente esperadas y no son evidencia de que los edulcorantes causen enfermedades metabólicas. Más bien, puede ser que las personas con sobrepeso tengan más probabilidades de usar edulcorantes y más probabilidades de tener enfermedades metabólicas.

Los investigadores afirman que la exposición a la glucosa (A1C) permaneció significativamente diferente cuando se ajustó el índice de masa corporal (IMC) entre usuarios con un alto consumo de edulcorantes y los no usuarios de edulcorantes, pero no dicen cómo seleccionaron estos grupos de comparación ni dan más detalles sobre este análisis. La sección de métodos en este estudio es en general muy breve y carece de detalles.

Para determinar si la relación entre el consumo de edulcorantes y la enfermedad metabólica fue causal o se produjo al mismo tiempo debido al consumo de edulcorantes, los investigadores realizaron un experimento controlado. Este estudio constaba de 7 sujetos que anteriormente no consumían edulcorantes artificiales y que el estudio empezaron a consumir el equivalente a 5,6 latas de Coca Tab todos los días durante una semana. Después de esa semana, 4 de esas 7 personas mostraron respuestas glucémicas más pobres y la microbiota intestinal alterada.

En los otros 3 ‘no respondedores’ como los llamaron los investigadores, la respuesta glucémica promedio en realidad mejoró, aunque no significativamente. Eso plantea la siguiente pregunta: ¿la respuesta glucémica promedio de las 7 personas empeoró significativamente? Los investigadores no muestran estos datos. Tampoco hubo grupo de control para comparar el cambio.

Incluso si el promedio del grupo aumentó significativamente y los 4 sujetos no eran simplemente valores atípicos (o consumían algo más de edulcorantes, ya que sus dietas no estaban controladas), ¿pasar consumir 0 edulcorantes a ingerir ~ 6 latas de Cola Tab por día durante una semana es representativo de los efectos a largo plazo sobre la salud en un contexto fuera de laboratorio?  Esto es cuanto menos dudoso ya que sabemos que el intestino humano puede adaptarse principalmente a una amplia variedad de dietas.

Sin embargo, digamos que tomamos los resultados de esta investigación al pie de la letra. Esto todavía no justifica que los investigadores hablen sobre el edulcorantes en plural porque los sujetos solo consumieron sacarina comercial. Por lo tanto, estos hallazgos no necesitan aplicarse a ningún otro edulcorante.

Además, la sacarina comercial es 95% de glucosa. Según mis cálculos, esto solo equivalía a unos 7 gramos de glucosa por día, pero eso sigue siendo un aumento en la ingesta de energía de azúcar pura que no se tuvo en cuenta y que podría haber influido en el estudio.

En términos de mecanismos es algo difícil ver cómo la sacarina dañaría nuestro intestino porque la sacarina no se digiere ni metaboliza en el cuerpo humano . La mayor parte de la sacarina es absorbida y excretada por los riñones a través de nuestra orina antes de que llegue al intestino grueso donde reside la mayor parte de nuestra microbiota. El resto simplemente pasa a través de nosotros sin digerirse y es expulsada a través de nuestras heces, por lo que no puede servir como combustible para ninguna bacteria.

Metabolismo, absorción, digestión y excreción de la sacarina

La sacarina pasa a través de nuestro cuerpo sin sufrir cambios (al igual que el acesulfamo de potasio, otro edulcorante). Fuente.

En contraste con la dudosa correlación de Suez et al. y el estudio piloto no controlado de 7 sujetos, una multitud de ensayos controlados aleatorios desde la década de 1920 han encontrado que el consumo de sacarina pura no tiene efectos sobre los niveles de azúcar en sangre o insulina y es muy seguro incluso para los diabéticos, hasta la ingesta diaria aceptable (IDA) , que es de 5 mg/kg/día según lo establecido por el Comité Mixto de la FAO / OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA).

Es difícil consumir más que la ingesta diaria aceptable de sacarina, porque la sacarina ya no se usa comúnmente debido a su sabor amargo y metálico. Entonces, los resultados del estudio de Suez et al. son algo discutibles para empezar.

Ahora echemos un vistazo a los edulcorantes bajos en calorías más populares: stevia, sucralosa y aspartamo.

¿El aspartamo influye en las bacterias intestinales?

El aspartamo es un edulcorante artificial que se encuentra en muchas gaseosas dietéticas. Aunque se produce sintéticamente, el aspartamo se compone de compuestos completamente naturales: fenilalanina con un grupo metilo agregado y ácido aspártico. Estos son aminoácidos naturales que también se encuentran en nuestros cuerpos y en muchos alimentos. 

Como resultado, el aspartamo se digiere al igual que la proteína de la dieta . Se descompone rápidamente en sus aminoácidos constituyentes y se absorbe. Nada llega al colon donde reside la mayor parte de nuestra microbiota y ningún aspartamo ingresa a nuestra sangre u órganos, incluso a dosis muy altas. Por lo tanto, es difícil imaginar cómo el aspartamo podría dañar nuestra salud intestinal.

Como era de esperar, existe un consenso generalizado entre los documentos de revisión acreditados y las agencias reguladoras de que el consumo de aspartamo es seguro, al menos hasta la IDA (ingesta diaria aceptable)

La IDA para el aspartamo establecida por el JECFA es de 40 mg/kg/día. Para alcanzar la ingesta máxima que todavía es casi segura, una persona de 80 kg necesita consumir 80 x 40/37 = 86 paquetes de edulcorante Equal. Las IDA tienen un margen de error de 100 veces, por lo que para alcanzar un nivel de consumo que en realidad se ha encontrado que causa daño en animales o humanos, debe consumir una gran cantidad de aspartamo.

Ingestión, absorción, metabolismo y excreción del aspartamo

El aspartamo se descompone total e inofensivamente en metabolitos de proteínas naturales antes de ser absorbido, al igual que las proteínas de los alimentos. Fuente.

Edulcorantes de sucralosa y el efecto sobre las bacterias intestinales

La sucralosa, más comúnmente conocida en la forma de la marca Splenda, es otro edulcorante artificial que no está lejos de un compuesto natural. Se produce sintéticamente, pero la sucralosa es simplemente una forma modificada de azúcar de mesa (sacarosa), también llamada tri-cloro-sacarosa. Esta modificación hace que la sacarosa no esté disponible para las enzimas glucosídicas humanas, por lo que no puede afectar nuestro azúcar en la sangre ni ser metabolizado para obtener energía.

De hecho, el cuerpo humano no puede hacer mucho con la sucralosa. Apenas podemos digerir, absorber o metabolizar la sucralosa. La mayor parte de la sucralosa pasa a través de nosotros y es expulsada a través de nuestras heces. La pequeña parte que se absorbe se excreta por los riñones a través de la orina sin ser digerida. Solo alrededor del 2% de la sucralosa se metaboliza en metabolitos menores y esto ocurre en el cuerpo, no en el intestino.

Sin embargo, varios estudios de roedores han mostrado cambios en algunas concentraciones bacterianas en nuestro intestino en respuesta a altas dosis de sucralosa versus consumo de agua . La mayoría de estos estudios no controlaron la ingesta dietética de las ratas y no tenían un grupo de control adecuado. Más importante aún, estos cambios no fueron acompañados de ningún efecto adverso. Casi cualquier cambio en la dieta resulta en un cambio en las concentraciones bacterianas en nuestro intestino. Esto no significa que haya ningún daño. De hecho, una gran cantidad de ensayos controlados aleatorios en humanos respaldan la seguridad del consumo de sucralosa al menos hasta la IDA .

La IDA establecida por el JECFA es de 15 mg/kg/día. Hay 12 mg de sucralosa en un paquete de Splenda, por lo que si pesas 80 kg, puedes consumir al menos 100 paquetes de Splenda por día.

Ingestión, absorción, metabolismo y excreción de la sucralosa

La mayor parte de la sucralosa que consumimos pasa a través de nosotros y sale directamente a través de nuestras heces. Ninguno es digerido. Fuente.

Los efectos de Stevia en las bacterias intestinales

Conocidos comúnmente como Stevia, el edulcorante es en realidad los glucósido de esteviol llamado rebaudiósido A, obtenido de las hojas de la planta Stevia rebaudiana . La gente comúnmente asume que la natural es sinónimo de ser seguro, pero mecánicamente, el extracto de Stevia es el único edulcorante en este artículo del que la microbiota intestinal de nuestro colon puede alimentarse significativamente. Por lo tanto, el extracto de Stevia puede afectar directamente nuestra salud intestinal. De hecho, la investigación en humanos y roedores muestra que el consumo de extracto de Stevia puede alterar las concentraciones de varias bacterias en nuestro intestino, aunque el efecto es menor. La hidrólisis en el intestino deja una columna vertebral de esteviol que luego se absorbe en el colon y se une con ácido glucurónico antes de excretarse como glucurónido de esteviol a través de nuestra orina.

Aunque el extracto de Stevia puede cambiar nuestra microbiota intestinal y reacciona con compuestos en nuestro cuerpo, parece ser seguro hasta la IDA . La ADI del extracto de Stevia se expresa por la JECFA como 4 mg/kg /d al equivalente de esteviol, que es aproximadamente  igual a 12 mg/kg/d de rebaudiósido A .

Es difícil hacer cálculos rápidos con eso y muchos productos no informan equivalentes de esteviol, pero esta IDA es relativamente baja en comparación con el aspartamo y la sucralosa. Una persona de 80 kg sólo puede consumir 12 paquetes de extracto de Coca Cola Stevia según la propia compañía. Probablemente no quiera mega-dosificar con extracto de Stevia, aunque de todos modos es debido a su sabor amargo y metálico.

Ingestión, absorción, metabolismo y excreción de la stevia.

El extracto de Stevia proporciona combustible para varias bacterias en nuestro colon y se metaboliza en nuestro cuerpo. Fuente.

Conclusión

En contraste con el alarmismo mediático y un estudio altamente cuestionable sobre la sacarina, muchos trabajos de revisión científica y agencias reguladoras están de acuerdo en que los edulcorantes bajos en calorías comúnmente utilizados son seguros para el consumo humano en cualquier dosis comúnmente utilizada . Esto incluye a:

  • El Departamento Federal de Agricultura (FDA)
  • La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)
  • El Instituto Nacional del Cáncer 
  • El Comité mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La conclusión de un artículo de revisión de 2019 fue bastante dulce: “Algunos estudios de roedores que ingerían sacarina han informado cambios en el microbioma intestinal, pero principalmente a dosis altas que no tienen relevancia para el consumo humano. Se encontró que este y otros estudios que sugieren un efecto de los edulcorantes bajos / sin calorías (LNCS) en la microbiota intestinal no muestran evidencia de un efecto adverso real en la salud humana. La suma de los datos proporciona evidencia clara de que los cambios en la dieta no relacionados con el consumo de LNCS son probablemente los principales determinantes del cambio en los números de microbiota intestinal, lo que confirma el punto de vista respaldado por todas las principales autoridades reguladoras internacionales de seguridad alimentaria y salud de que los LNCS son seguros en los niveles actualmente aprobados “.

Sin embargo, para estar seguros, los padres de niños pequeños y mujeres embarazadas deben verificar su consumo con la ingesta diaria aceptable (IDA).También deben verificar su ingesta diaria y considerar cambiar a aspartamo o sucralosa. La mayoría de las personas piensan que saben mejor y su historial de seguridad es mucho más claro. También puede usar el extracto de Stevia si no le importa su sabor, pero a pesar de ser “natural” su historial de seguridad es decididamente peor que el del aspartamo y la sucralosa.

¿Te ha gustado el contenido del post?

Escríbeme y lo comentamos. Estoy seguro de que voy a poderte ayudar a resolver un montón de dudas y ayudarte en tu propia mejora 💪🏼

Juanma
Juanma

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Máster en Rendimiento Físico y Deportivo y Experto en la mejora de la Estética Corporal y el Entrenamiento de Fuerza ayudo a personas como tú a conseguir su mejor versión.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

En esta página también utilizamos cookies 🍪