¿Las bebidas energéticas son malas para tu salud?

El mercado de las bebidas energéticas es enorme. En 2016 se valoró en 43 mil millones de dólares a nivel mundial y 12 mil millones sólo en los Estados Unidos donde se espera que casi se duplique para 2025.

Figura 1 : Mercado de bebidas energéticas en los Estados Unidos (ingresos en miles de millones de dólares)

Entre 2007 y 2017, las encuestas de población informaron que el 58% de los jóvenes canadienses, el 53% del personal militar de los EEUU, el 51% de los estudiantes universitarios de los EEUU y el 35% de los adolescentes de Nueva Zelanda consumieron bebidas energéticas. En otras palabras, una buena parte de la población joven consume bebidas energéticas.

Entonces, ¿qué hace que las bebidas energéticas sean tan populares entre los jóvenes?

Por supuesto, el simple deseo de un impulso de energía es un factor importante; las bebidas energéticas se han convertido en el café de las nuevas generaciones, gracias a las exitosas campañas de marketing y a la presión social del grupo de amigos.  Otros factores incluyen la disponibilidad, el coste y el sabor. Los efectos negativos para la salud parecen una experiencia bastante común, pero apenas supone un pequeño elemento disuasorio, por lo que un número creciente de jóvenes consume bebidas energéticas. 

Entre ellos, algunos tienen preocupaciones sobre los posibles efectos nocivos del uso regular, pero otros factores (comercialización, disponibilidad, coste, sabor y el deseo de un impulso de energía) pesan más en sus decisiones de compra.

¿Qué hay en una bebida energética?

No hay dos productos exactamente iguales, pero sí un par de ingredientes comunes que incluyen cafeína, taurina, vitaminas del grupo B (B 3, B 6, B 12, inositol), hierbas (por ejemplo, ginseng, guaraná) y, por supuesto, algo de azúcar o edulcorante artificial.

Tabla de Ingredientes comunes en las bebidas energéticas
*Dosis típica contenida en 473ml. **Ninguno (dosis demasiado baja)

Si bien podríamos revisar cada ingrediente para evaluar su seguridad, ese enfoque nos haría enfocarnos en los árboles, perdiendo de vista el bosque (el contexto general) puesto que algunos de los ingredientes que se consumen juntos generalmente interactúan entre sí. Por ejemplo, un ensayo cruzado aleatorio doble ciego encontró que una bebida energética podría aumentar el rendimiento cognitivo a pesar de que consumir por separado sus ingredientes (cafeína, glucosa, ginseng y ginkgo biloba) no lo hizo. Otro estudio encontró que la taurina se oponía a algunos de los efectos de la cafeína, por lo que tomar ambos ingredientes juntos resultó en menos vigor y más dolores de cabeza que consumir cafeína sola.

Dicho esto, dos compuestos merecen especial atención.

Cafeína

La cafeína es el principal estimulante en las bebidas energéticas. Las bebidas energéticas más populares contienen unos 150 mg de cafeína por 16 fl. oz., sin contar el contenido de cafeína de otros ingredientes, como el guaraná o la nuez de cola. En otras palabras, el contenido de cafeína de una bebida energética es aproximadamente 470% el de una lata de Coca-Cola (32 mg en 12 onzas líquidas) y 160% el de una taza de café (95 mg en 8 onzas líquidas). Una ingesta de cafeína inferior a 400 mg / día se considera segura, pero el umbral de seguridad real depende de factores individuales como la genética, el estado de salud y los ritmos circadianos.

Además, hay que tener en cuenta la importancia de la actividad enzimática de CYP1A2. Esta enzima citocromo P450 es responsable de eliminar la cafeína y muchas otras drogas del cuerpo. Tanto la genética como los factores del estilo de vida (tabaquismo, hábitos alimenticios, uso de anticonceptivos …) influyen en su actividad y, por lo tanto, pueden alterar el metabolismo de la cafeína. Del mismo modo, la variabilidad genética en los receptores de adenosina (objetivos moleculares de la cafeína) puede afectar el sueño y predisponer a alguien a la ansiedad inducida por la cafeína.

Azúcar

En sí mismos, los carbohidratos no causan obesidad ni problemas de salud relacionados. Dicho esto, el consumo de bebidas azucaradas a menudo conduce a un aumento en la ingesta calórica; Por lo tanto, las bebidas azucaradas pueden contribuir a la obesidad y los problemas de salud relacionados como la diabetes, el síndrome metabólico y la enfermedad del hígado graso, especialmente en una sociedad que predispone al sedentarismo y la falta de ejercicio físico.

Las diferentes bebidas energéticas contienen diferentes dosis de diferentes ingredientes, los cuales tienen el potencial de interactuar entre ellos. Por esa razón, es prudente evaluar la seguridad de cada bebida energética en su conjunto en lugar de sólo la base de sus ingredientes individuales. Aun así, debe tenerse en cuenta que los azúcares añadidos pueden ser especialmente dañinos en el entorno moderno y que el metabolismo de la cafeína, el principal estimulante en las bebidas energéticas, exhibe altos niveles de variabilidad interindividual.

¿Las bebidas energéticas causan daño?

Definitivamente PUEDEN.

Entre el 1 de octubre de 2010 y el 30 de septiembre de 2011, el Sistema Nacional de Datos de Envenenamiento (NPDS) de EEUU recibió 2,3 millones de llamadas, de las cuáles 4,854 (0.2%) eran llamadas relacionadas con bebidas energéticas, casi dos tercios estaban relacionadas con la contaminación por aditivos desconocidos. Los principales eventos adversos no relacionados con aditivos desconocidos incluyeron convulsiones y problemas cardiovasculares como disritmia (ritmo cardíaco anormal) y taquipnea (respiración anormalmente rápida). Los eventos informados fueron más severos cuando las bebidas energéticas se habían consumido con alcohol.

Los efectos cardiovasculares de las bebidas energéticas merecen especial atención. La cafeína afecta principalmente a los vasos sanguíneos, mientras que los otros ingredientes afectan principalmente al corazón. En general, se cree que las bebidas energéticas causan cambios adversos a corto plazo caracterizados por un aumento en la carga de trabajo del corazón y una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro. Estos efectos son causados por la cafeína y sus interacciones con el azúcar, y en menor medida por sustancias auxiliares, como la taurina.

Efectos potenciales de una bebida energética y sus componentes sobre el flujo sanguíneo y la salud cardiovascular.
Figura 2 : Efectos potenciales de una bebida energética (Red Bull) y sus componentes sobre el flujo sanguíneo y la presión.

Algunos informes de casos asocian las bebidas energéticas y la fibrilación auricular; mencionan dosis más altas que las utilizadas en los estudios que no encontraron una asociación significativa entre las bebidas energéticas y la fibrilación auricular. Otros cambios cardiovasculares asociados con las bebidas energéticas incluyen elevación del segmento ST, cardiomiopatíaparo cardíaco, vasoespasmo coronario, trombosis coronaria aguda, y disección de aneurisma aórtico.

Las bebidas energéticas se han relacionado con intoxicaciones agudas, principalmente debido a contaminantes en las bebidas. Sin embargo, las bebidas energéticas no contaminadas también se han relacionado con el envenenamiento a través de efectos adversos sobre el sistema cardiovascular.

¿Quién está en riesgo?

Las mujeres que planean quedar embarazadas deben evitar tomar demasiada cafeína: las mujeres que consumen más de 400 mg / día tienen un 11% más de probabilidades de abortar espontáneamente que las mujeres que consumen menos de 50 mg / día.

Y no se detiene ahí. Cuando se consume durante el embarazo, la cafeína puede interferir con el desarrollo cerebral del feto y, por lo tanto, causar un deterioro cognitivo duradero. Tampoco ayuda que al estar embarazada altere el metabolismo de la cafeína de una manera que aumente su vida media y, en consecuencia, aumente la exposición fetal.

Y tampoco se detiene aquí. Los niños y adolescentes pueden ser otra población en riesgo: debido a su pequeño tamaño, tienen un umbral de seguridad más bajo para muchos de los ingredientes de las bebidas energéticas. El estudio NPDS mencionado anteriormente mostró que la mitad de los incidentes de bebidas energéticas no alcohólicas ocurrieron en niños menores de 6 años, y un 10.5% adicional en niños de 6 a 12 años. Se ha recomendado que los niños (el niño promedio de 10 años de edad) limiten su ingesta diaria de cafeína a menos de 2.5 mg por kilogramo de peso corporal, eso significa menos de 80 mg, entonces alrededor de 8 fl. onz. (237 ml) de la mayoría de las bebidas energéticas.

¿Hay beneficios?

Varios ensayos controlados aleatorios en adultos han demostrado que las bebidas energéticas benefician el rendimiento mental. (1, 2, 3). Los efectos de la cafeína para combatir la fatiga también podrían considerarse un beneficio en las circunstancias adecuadas.

Del mismo modo, un metaanálisis encontró que el consumo de bebidas energéticas mejoró la fuerza muscular y la resistencia, el rendimiento en las pruebas de ejercicio de resistencia, el salto y las acciones específicas del deporte.

“Además de combatir la fatiga, las bebidas energéticas aumentan la cognición y el rendimiento de deportivo, pero debe sopesar los beneficios frente a los riesgos potenciales. Las mujeres embarazadas y los fetos son especialmente vulnerables a los efectos adversos de las bebidas energéticas, al igual que los niños y adolescentes debido a su tamaño.”

Entonces, ¿las bebidas energéticas son malas para ti?

Los informes de casos han asociado las bebidas energéticas con efectos adversos para la salud, más comúnmente relacionados con el sistema cardiovascular. El contenido de cafeína es probablemente el principal culpable, pero los azúcares también juegan un papel, y también podrían otros ingredientes, o su combinación. Al igual que con todas las cosas, las bebidas energéticas pueden hacer daño, pero su efecto depende de muchos factores, como la cantidad que se consume y el estado de salud.

Wiggers D, et al. Use and Perceptions of Caffeinated Energy Drinks and Energy Shots in CanadaAm J Prev Med. (2017)

Stephens MB, et al. Energy drink and energy shot use in the militaryNutr Rev. (2014)

Malinauskas BM, et al. A survey of energy drink consumption patterns among college studentsNutr J. (2007)

Utter J, et al. Energy drink consumption among New Zealand adolescents: Associations with mental health, health risk behaviours and body sizeJ Paediatr Child Health. (2017)

Hammond D, Reid JL. Exposure and perceptions of marketing for caffeinated energy drinks among young CanadiansPublic Health Nutr. (2018)

Emond JA, Sargent JD, Gilbert-Diamond D. Patterns of energy drink advertising over US television networksJ Nutr Educ Behav. (2015)

Francis J, et al. Informing Intervention Strategies to Reduce Energy Drink Consumption in Young People: Findings From Qualitative ResearchJ Nutr Educ Behav. (2017)

Hammond D, Reid JL, Zukowski S. Adverse effects of caffeinated energy drinks among youth and young adults in Canada: a Web-based surveyCMAJ Open. (2018)

Scholey AB, Kennedy DO. Cognitive and physiological effects of an “energy drink”: an evaluation of the whole drink and of glucose, caffeine and herbal flavouring fractionsPsychopharmacology (Berl). (2004)

Giles GE, et al. Differential cognitive effects of energy drink ingredients: caffeine, taurine, and glucosePharmacol Biochem Behav. (2012)

Temple JL, et al. The Safety of Ingested Caffeine: A Comprehensive ReviewFront Psychiatry. (2017)

Faber MS, Jetter A, Fuhr U. Assessment of CYP1A2 activity in clinical practice: why, how, and when?Basic Clin Pharmacol Toxicol. (2005)

Rétey JV, et al. A genetic variation in the adenosine A2A receptor gene (ADORA2A) contributes to individual sensitivity to caffeine effects on sleepClin Pharmacol Ther. (2007)

Alsene K, et al. Association between A2a receptor gene polymorphisms and caffeine-induced anxietyNeuropsychopharmacology. (2003)

Malik VS, Schulze MB, Hu FB. Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic reviewAm J Clin Nutr. (2006)

Bray GA, Popkin BM. Dietary sugar and body weight: have we reached a crisis in the epidemic of obesity and diabetes?: health be damned! Pour on the sugarDiabetes Care. (2014)

Seifert SM, et al. An analysis of energy-drink toxicity in the National Poison Data SystemClin Toxicol (Phila). (2013)

Miles-Chan JL, et al. The blood pressure-elevating effect of Red Bull energy drink is mimicked by caffeine but through different hemodynamic pathwaysPhysiol Rep. (2015)

Grasser EK, et al. Energy Drinks and Their Impact on the Cardiovascular System: Potential MechanismsAdv Nutr. (2016)

Di Rocco JR, et al. Atrial fibrillation in healthy adolescents after highly caffeinated beverage consumption: two case reportsJ Med Case Rep. (2011)

Shen J, et al. Dietary factors and incident atrial fibrillation: the Framingham Heart StudyAm J Clin Nutr. (2011)

Hanan Israelit S, Strizevsky A, Raviv B. ST elevation myocardial infarction in a young patientafter ingestion of caffeinated energy drink and ecstasyWorld J Emerg Med. (2012)

Kaoukis A, et al. Reverse Takotsubo cardiomyopathy associated with the consumption of an energy drinkCirculation. (2012)

Rottlaender D, et al. Cardiac arrest due to long QT syndrome associated with excessive consumption of energy drinksInt J Cardiol. (2012)

Berger AJ, Alford K. Cardiac arrest in a young man following excess consumption of caffeinated “energy drinks”Med J Aust. (2009)

Benjo AM, et al. Left main coronary artery acute thrombosis related to energy drink intakeCirculation. (2012)

Jonjev ZS, Bala G. High-energy drinks may provoke aortic dissectionColl Antropol. (2013)

Gaskins AJ, et al. Pre-pregnancy caffeine and caffeinated beverage intake and risk of spontaneous abortionEur J Nutr. (2016)

Silva CG, et al. Adenosine receptor antagonists including caffeine alter fetal brain development in miceSci Transl Med. (2013)

Knutti R, Rothweiler H, Schlatter C. The effect of pregnancy on the pharmacokinetics of caffeineArch Toxicol Suppl. (1982)

Ruxton CH. The suitability of caffeinated drinks for children: a systematic review of randomised controlled trials, observational studies and expert panel guidelinesJ Hum Nutr Diet. (2014)

Alford C, Cox H, Wescott R. The effects of red bull energy drink on human performance and moodAmino Acids. (2001)

Howard MA, Marczinski CA. Acute effects of a glucose energy drink on behavioral controlExp Clin Psychopharmacol. (2010)

Van den Eynde F, et al. The effects of energy drinks on cognitive performanceTijdschr Psychiatr. (2008)

Roehrs T, Roth T. Caffeine: sleep and daytime sleepinessSleep Med Rev. (2008)

Souza DB, et al. Acute effects of caffeine-containing energy drinks on physical performance: a systematic review and meta-analysisEur J Nutr. (2017)

Juanma

Juanma

Me gradué en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, tengo un Máster en Rendimiento Físico y Deportivo y me he especializado en el ámbito de la mejora de la estética corporal y el entrenamiento de fuerza. He trabajado en diferentes partes de España con diferentes tipos de clientes cuyo objetivo siempre ha sido verse y sentirse mejor consigo mismo.

¿TE GUSTA ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on email
Compartir por correo

DEJA UN COMENTARIO

Deja un comentario