Insulina: una mala reputación no merecida (Parte 2)

En mí último post, escribí sobre la insulina y cómo ha sido injustamente satanizada por muchos en el campo de la nutrición. 

Esta mala reputación se ha basado en una serie de conceptos erróneos sobre la insulina, sus efectos biológicos y su secreción. Mi misión es seguir “limpiando” esta mala imagen y cambiar su percepción negativa en una positiva.

MITO: Los picos de insulina son “malos”

HECHO: Los picos de insulina cumplen una función fisiológica normal e importante

Retomando el artículo anterior, hice énfasis en cómo la proteína en la dieta puede causar picos de insulina al igual que los carbohidratos en la dieta, y cómo estos picos no están relacionados con la gluconeogénesis de la proteína (es decir, la proteína se convierte en azúcar). También te enseñé cómo estos picos son en parte responsables de la supresión del apetito causada por las proteínas de la dieta (debido a que los efectos de la insulina en el cerebro inhiben el apetito).

En esta ocasión, quiero ampliar la importancia de los picos rápidos de insulina causado por la alimentación y cómo son importantes en la regulación del azúcar en la sangre. Para hacer énfasis en el tema, voy a explicarte las fases de la secreción de insulina.

La secreción de insulina del páncreas se presenta en dos fases: La primera fase ocurre rápidamente; tu páncreas detecta el aumento de glucosa y la insulina se libera de 1-2 minutos tras este aumento en el azúcar en la sangre.

Esta respuesta de fase rápida es el resultado por el cual tu páncreas libera la insulina almacenada. Esto termina en alrededor de 10 minutos. Se ha encontrado que esta respuesta de fase rápida se ve afectada en personas con intolerancia a la glucosa (personas tienen respuestas de azúcar en sangre más altas de lo normal a las comidas y niveles más altos de azúcar en sangre en ayunas, pero que no son diabéticos). Esta respuesta de fase rápida está completamente ausente en personas con diabetes tipo 2.

Hay una segunda fase que continúa mientras la glucosa está elevada. Se logra mediante la liberación de insulina almacenada, así como la creación de nueva insulina (la insulina se crea a partir de un precursor llamado proinsulina). Cuando infunde glucosa en la sangre de personas sanas y diabéticos tipo 2, obtiene respuestas de insulina que se ven así:

Respuesta de la insulina a la administración de glucosa intravenosa en personas sanas contra diabéticos tipo 2
Respuesta de la insulina a la administración de glucosa intravenosa en personas sanas contra diabéticos tipo 2

Como puedes observar, los diabéticos carecen por completo de la respuesta de fase rápida que está presente en las personas sanas.

Es gracias a una droga llamada exenatida (Byetta) que restaura esta respuesta de insulina de fase rápida en diabéticos:

Respuestas de insulina de diabéticos tipo 2 e individuos sanos
Respuestas de insulina de diabéticos tipo 2 e individuos sanos, a quienes se les ha administrado glucosa por vía intravenosa. Los círculos representan la respuesta a la insulina de los diabéticos tipo 2 cuando reciben un placebo. Los cuadrados representan la respuesta a la insulina de los diabéticos cuando se les administra exenatida. Nótese que la exenatida restaura la respuesta de insulina de fase rápida. Los círculos negros representan la respuesta a la insulina de individuos sanos.

Esta restauración de la respuesta de insulina de fase rápida mejora la regulación de azúcar en sangre en diabéticos:

Respuesta de azúcar en la sangre a una comida en diabéticos tipo 2.
Respuesta de azúcar en la sangre a una comida en diabéticos tipo 2. Los círculos representan personas con un placebo. Los triángulos y círculos oscuros representan personas con exenatida. Nótese que el azúcar en la sangre se mantuvo estable en las personas con exenatida, pero aumentó gradualmente en las personas con placebo

En la gráfica anterior, el azúcar en la sangre se mantuvo constante en respuesta a una comida en las personas tratadas con exenatida, pero aumentó con el tiempo en las personas tratadas con placebo.

A muchas personas les gusta culpar a la insulina de la obesidad y el aumento de peso, pero la exenatida, que restaura los picos de insulina en los diabéticos tipo 2, causa la pérdida de peso:

Efectos de la exenatida (Byetta) en el peso corporal.
Efectos de la exenatida (Byetta) en el peso corporal.

Parte de esta pérdida de peso se debe a una mejora en la saciedad. La exenatida es un medicamento que imita los efectos de una hormona llamada péptido similar al glucagón-1 (GLP-1).

GLP-1 es una hormona estimulante de la insulina intestinal (conocida como incretina). GLP-1 potencia la secreción de insulina, mejora la síntesis de insulina, aumenta la expresión del gen de la insulina e inhibe la secreción de glucagón (hormona opuesta a la insulina). Sin embargo, la exenatida, que imita el GLP-1 y ayuda a estimular la secreción de insulina, causa pérdida de peso.

El hecho es que los picos rápidos de insulina en sí mismos no son algo malo. La proteína causa picos rápidos de insulina, pero la proteína reduce el apetito y ayuda a perder peso.

GLP-1 y medicamentos como la exenatida contribuyen a los picos de insulina, pero reducen el apetito y causan pérdida de peso. El problema es que solemos confundir los picos de insulina y los de glucosa en sangre. 

Está bien establecido que los aumentos y caídas rápidas de glucosa en  sangre pueden contribuir al hambre. La razón se debe a que los aumentos rápidos en la glucosa en sangre también causan aumentos rápidos en la insulina, por lo que las personas terminan culpando del problema a la insulina (y a los efectos de los carbohidratos con alto índice glucémico).

MITO: Dado que los diabéticos que se inyectan insulina aumentan de peso, esto significa que la insulina es la razón del aumento de peso en los no diabéticos.

HECHO: La amilina es co-secretada junto con la insulina en los no diabéticos; La amilina tiene efectos supresores del apetito y lipolíticos.

La amilina es una hormona secretada por el páncreas al mismo tiempo que la insulina. Esta disminuye el apetito y estimula la lipólisis (la descomposición de la grasa en ácidos grasos)

Los diabéticos tipo 1 no producen amilina, y la secreción de amilina está alterada en los diabéticos tipo 2.  Se ha descubierto que la pramlintida, un medicamento que imita los efectos de la amilina, produce pérdida de peso en los diabéticos

Esta información demuestra que los efectos de la inyección de insulina en un diabético no se pueden comparar con los efectos de los cambios fisiológicos en la insulina en un no diabético, sin embargo, muchas personas erróneamente hacen esta comparación como si fuesen similares.

MITO: Disminuir la insulina mejorará la regulación del apetito

HECHO: La insulina es una de las muchas hormonas claves para la saciedad

Ya hablé en más profundidad de este mito en mi artículo anterior sobre la insulina que muestra cómo la proteína estimula la secreción de insulina y ayuda a reducir el apetito y cómo la inyección de insulina en el cerebro reduce el apetito. Nuevamente agradecer al Dr. Guyenet por esta información; cuando eliminas los receptores de insulina del cerebro de un ratón, el ratón comerá en exceso y desarrollará obesidad

MITO: Toda esta información solamente se aplica a personas sanas

HECHO: La información se aplica a la obesidad y la diabetes

En otros foros, vi personas comentar mi artículo anterior y afirmar que la información que proporcioné solo se aplica a personas sanas y no a personas diabéticas u obesas.

Continuaron creyendo que el tratamiento de la diabetes y las personas obesas tenía que ver con el control de la insulina. Nada más lejos de la verdad.

Esto no sólo es evidente a partir de la información mencionada anteriormente en este artículo (por ejemplo, cómo la exenatida restaura los picos de insulina y mejora el control del azúcar en la sangre y el peso corporal en los diabéticos) sino que también es evidente por el hecho que se ha encontrado que las dietas altas en proteínas ayudan a ambas personas: diabéticas y obesas, a pesar del hecho que la proteína es un poderoso estímulo de la secreción de insulina.

Como mencioné anteriormente, las personas parecen confundir el control de glucosa en sangre y el control de insulina.

El manejo de la glucosa en sangre es el responsable, en parte, de los beneficios para la salud de seguir una dieta con carbohidratos de bajo índice glucémico, o la reducción de los carbohidratos, o el aumento de la ingesta de proteínas, o el consumo de fibra dietética, o el consumo de frutas y verduras, o el consumo de alimentos integrales sobre los alimentos procesados. (Es la composición general de la dieta y los hábitos no sólo el control de glucosa/insulina)

No es el control de la insulina; El control de la insulina termina siendo un subproducto de estos otros comportamientos a través de mejoras en la sensibilidad a la insulina (qué tan sensibles son sus células a la insulina) y reducciones en los cambios de azúcar en la sangre.

Recuerda, la insulina no es la villana.

Próximamente subiré 3 artículos más, donde analizo cómo los productos lácteos son extremadamente insulinémicos, pero no promueven el aumento de peso.

Espero que te haya gustado este post y te haya ayudado a aclarar tus dudas. Si quieres que te asesore con tus entrenamientos o alimentación no dudes en ponerte en contacto conmigo o seleccionando el plan que mejor se adapte a ti. Puedes ver todos los planes aquí.

¿Te ha gustado el contenido del post?

Escríbeme y lo comentamos. Estoy seguro de que voy a poderte ayudar a resolver un montón de dudas y ayudarte en tu propia mejora 💪🏼

Juanma
Juanma

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Máster en Rendimiento Físico y Deportivo y Experto en la mejora de la Estética Corporal y el Entrenamiento de Fuerza ayudo a personas como tú a conseguir su mejor versión.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

En esta página también utilizamos cookies 🍪